También en Invierno

En invierno, el Valle de Tena se viste de blanco y se convierte en un referente a nivel nacional para todos los amantes del deporte blanco.

Una completa infraestructura turística impulsada principalmente por el dominio esquiable de Formigal-Panticosa y todas las posibilidades que las actividades de nieve ofrecen, convierten al Valle de Tena en un destino de primer orden durante la temporada invernal.