Qué hacer en Panticosa cuando entra septiembre…

Vale sí, tenemos que reconocer que cuando agosto termina, parece que el verano en el Pirineo ha llegado a su fin. Los días y sobre todo las noches son cada vez más frescos y las horas de luz se van reduciendo poco a poco…

 

Pero esto no quiere decir que en Panticosa no podamos seguir disfrutando de unas vacaciones de ensueño. Y es que las posibilidades que existen, incluso pasado el verano, son múltiples. Aquí os mostramos unas cuantas:

 

Disfrutar de las vistas panorámicas que te ofrecen los bonitos miradores de Panticosa

 

Hay muchas cosas de las que Panticosa puede presumir, pero sin lugar a dudas, una de las más importantes, es el lugar donde está enclavada la localidad; rodeada de imponentes cumbres y montañas, embalses e ibones…

Para poder apreciarlo mejor, lo ideal es ascender a cualquiera de los miradores que coronan sus peñas: O Calvé, Santa María, A Claveta, La Peña del Medio, la Cucuraza, la Peña del Saso… Las opciones son variadas y las vistas desde cada uno de ellos bien merecen un pequeño esfuerzo.

 

Ascender a alguna de las altas cumbres del Valle de Tena

 

Panticosa, destino de montaña por excelencia… Aquí es donde se encuentran los tresmiles más emblemáticos del Valle de Tena: Garmo Negro, Argualas, los Infiernos, la Gran Facha… Finales de agosto o principios de septiembre son momentos ideales para ascender a alguno de ellos, pues los montes ya están mucho más tranquilos para transitar.(Eso sí, con muchísima precaución, conociendo el terreno, o contratando alguno de los guías que hay en la localidad)

 

Conocer el Valle de la Ripera con el Tren de Alta Montaña el Sarrio

 

Y es que este tren, no sólo funciona en verano, sino que nos acerca hasta este maravilloso valle hasta el 12 de octubre. Durante el recorrido, Ripereta (la mascota del tren), nos cuenta leyendas y muchas historias de Panticosa y el Valle de Tena. Una vez arriba, una red de senderos perfectamente señalizada nos lleva a lugares increíblemente bonitos como el Rincón del Verde o el Ibón de Catieras. El tren funciona de lunes a domingo durante la primera semana de septiembre, y los sábados y domingos del resto de la temporada.

 

Practicar el “slowdriving” y maravillarte con las vistas y miradores de nuestras carreteras de montaña

 

La subida al Balneario de Panticosa o la carretera que une el Pueyo y Hoz de Jaca son carreteras secundarias dignas de recorrer y admirar. Las vistas sobre el Embalse de Búbal por la carretera del Pueyo o adentrarse en un rincón rodeado de tresmiles bien merecen recorrerlas “slow”y con precaución.

Y si además, lo haces en una Vespa de lo más chic, mientras disfrutas de la brisa del Pirineo, la experiencia se vuelve inolvidable. Y de esto, saben mucho nuestros compañeros de Vespacito Pirineos, una empresa panticutade reciente creación que te permite disfrutar de las carreteras del Valle de Tena sobre ruedas.

 

 

Simplemente, volar…

 

Volar sobre las montañas de Panticosa y sobre las aguas del Embalse de Búbal…Esto es lo que nos invita a hacer Tena Park, una empresa dedicada al vuelo en parapente en el Valle de Tena.

Sentirse como un pájaro sobrevolando las montañas de Panticosa y soltando toda esa adrenalina de los deportes de aventura. (Vuelos durante el fin de semana, en septiembre y octubre) Se trata de un parapente biplaza, por lo que durante el vuelo se va acompañado de un profesional para que tú, lo único que tengas que hacer, sea relajarte y contemplar las vistas que te ofrece la actividad.

 

Recorrer las montañas en BTT o descubrir la nueva ruta cicloturista Flor Valle de Tena

 

Para los amantes del deporte sobre ruedas, Panticosa es un destino top,y es que desde aquí parten algunas rutas de montaña de alto nivel del Espacio BTT Pirineos Alto Gállego como El Verde, o Las Magas.

Si lo que prefieres es circular por carretera, la recién estrenada Flor Valle de Tena te permite recorrer 110 kilómetros por 8 puertos de montaña, y 2.300 metros de desnivel positivo. Todo esto aquí mismo, recorriendo todos los pueblos que componen el Valle de Tena.

 

Descansar y relajarte en las aguas termales del Balneario de Panticosa rodeados de montañas de más de 3.000

 

Vale sí, nos gusta presumir de tresmiles… Pero es que, ¿os imagináis estar tomando unas aguas termales a más de 1.600 metros de altitud mientras observáis montañas de más de 3.000 metros? Pues no hace falta imaginarlo, sólo hay que venir y vivirlo… porque esto es lo que ofrece el Balneario de Panticosa, un circuito termal de 90 minutos donde poder relajarse y vivir una experiencia sensitiva inolvidable.

 

Estas son solo algunas ideas, pero existen otras muchas opciones para disfrutar del final del verano en Panticosa y en general, en todo el Valle de Tena.

¡Ven y descúbrelo!

 

 

 Foto y textos: Lorena López